Home Acerca de Personarte Donaciones Mapa del Sitio Enlaces Recomendados Libro de Visitas Contacto
PersonArte Personarte



Recomendamos
Artista Pájaro
 Artista Pájaro: un buscador del Alma
Mediante la utilización de símbolos y mitos en su pintura, Pájaro nos conecta con realidades del alma y niveles de experiencia más allá de lo perceptible por los sentidos.

Música      

Mario CorradiniBiomúsica

Entrevista a Mario Corradini - su ideador

Mario Corradini - músico, docente e investigador, este argentino residente en Italia ha desarrollado una intensa actividad en el campo de la composición musical y en la investigación sobre las propiedades terapéuticas del sonido. Con la Biomúsica -de la cual es ideador- trabaja en comunidades para la rehabilitación de personas con problemas de tóxico dependencia, en escuelas, en grupos e instituciones con niños y adultos.


�La Biomúsica tiene algo que ver con la Musicoterapia?
Biom� es tambi�una de las ramas del gran �ol de lo que actualmente se conoce como Musicoterapia. Pero decir Musicoterapia es dar un nuevo nombre a una ciencia tan vieja como la humanidad, ya que desde la m�remota antiguedad se atribuye al sonido propiedades terap�icas, a�sde antes se llamara M� al sonido organizado. Cuando los hechiceros hac� sonar sus calabazas para alejar las enfermedades, cuando tocaban el gran tam-tam para que la tribu bailara en comuni� cuando el sacerdote cantaba para evocar a los esp�tus, o cuando en la actualidad la madre que acuna cantando a su beb�la gente silba acompa�o su trabajo, o los cantos lit�os que intentan inducir a un estado de recogimiento entre los feligreses, tambi�usan la m� con el prop�o de hacer un bien al cuerpo o al �mo, aunque no se lo propongan como punto de partida.

Sin embargo nadie hablaba de frecuencias sonoras, ni de bloques emotivos ni de problemas psicof�cos, ni de somatizaci�o sea de los temas que se hablan en Biom�.
As�s, pero eran y son m�s y terapias, lo eran de un modo extra�ara la mente actual, pero, si utilizaban el sonido para curar, para integrar socialmente o para colocarse en estados de conciencia distintos del cotidiano, podemos afirmar que no existen diferencias notables con el uso contempor�o de la Musicoterapia. En todos esos ejemplos encontramos la m� usada m� all�em> de la misma m�, y desde all�asta el uso conciente del sonido con objetivo terap�ico hay pocos pasos.

Cierto es que aquellos rituales arcaicos son algo extra�ara la mente actual.
Claro, pero si utilizaban el sonido para curar, para integrar socialmente o para colocarse en estados de conciencia distintos del cotidiano, podemos afirmar que no existen diferencias notables con ciertos usos contempor�os de la Musicoterapia. La diferencia con los antiguos m�dos consiste en que, como disciplina terap�ica, se debe tener en cuenta los fines que nos prefijamos y los elementos que nos pueden llevar hacia ellos. Natutalmente debemos considerar las necesidades de la persona sobre la que operamos y nuestras propias capacidades, para no obtener resultados distintos o contrarios a los deseados.

�Cómo nace Biom�?
A�atr� participando en las jornadas de "Educaci�or el arte" organizadas entre maestros argentinos, habl�mos sobre la necesidad de buscar nuevos senderos pedag�os para revitalizar la educaci�n los colegios. La conclusi� m�importante fue darnos cuenta de que el obst�lo m�grande estaba en nosotros mismos, los maestros. Nuestra rigidez f�ca y mental alejaba a los alumnos y creaba barreras a la comunicaci� la complicaba m�all�e cualquier m�do utilizado. Nos pregunt�mos en qu�odo se pod�intervenir sobre nuestras limitaciones. Est�mos preocupados por el temor a parecer rid�los y por una cierta inflexibilidad que, concientamente o no, favorec�la censura y la autocensura de cualquier embri�e creatividad.

� Y esos temores de d� ven�?
Desgraciadamente de nosotros mismos. Los comportamientos autoritarios adquiridos durante nuestra propia educaci�os llevaban a la intolerancia hacia las nuevas propuestas y por lo tanto hacia la vida misma. No obstante decidimos jugarnos e investigar con el objetivo de encontrar nuevas respuestas. Sab�os que quien va al encuentro de una realidad cambiante con una mentalidad flexible, posee cualidades que lo ayudan a mantener en orden el archivo del pasado, a percibir lo nuevo con atenci� a mantener abiertas las puertas del futuro.

�Por d� comenz� investigaci�br> Encontramos algunas respuestas en los juegos infantiles. Observando el modo en que los ni�funden emoci�nbsp; pensamiento y actividad corporal, escuchando las canciones con las que espont�amente acompa�sus movimientos, estudiando el modo con el cual elaboran el concepto de utilidad de los objetos  (as�omo a una escalera la puede transformar en una nave espacial), comenzamos a pensar que se pod�construir una metodolog�basada sobre t�icas diversas pero complementarias, usando la m� como motor y elemento aglutinante.  Continuamos la b�da y encontramos otras respuestas en la m� misma, en sus propiedades intr�ecas y en su capacidad de movilizar y emocionar.

 �Y despu�qu�ucedi�r> Las experiencias posteriores nos dijeron que el sonido, dirigido correctamente, puede actuar sobre el sistema bioenerg�co del cuerpo. Estudiamos esta propiedad y confirmamos en la pr�ica lo que los libros y la intuici�os dec�. Una vez que se nos cerr� tri�ulo cuerpo-emoci�nerg�/em>, lejano puerto adonde nos llev�estra b�da pedag�a, vimos que este m�do, en un primer momento usado con timidez sobre nosotros mismos, pod�experimentarse sobre todas las personas. A continuaci�omenzamos a utilizarlo en diversas comunidades terap�icas y all�a t�ica se enriqueci�n nuevas posibilidades.

Obviamente, en esta segunda etapa ya no ten� objetivos puramente escolares.
Cierto. Ahora nos preocup�mos por identificar los conflictos que condicionan el comportamiento de la persona y   entender el funcionamiento de aquellos mecanismos interiores que llevan hacia el sufrimiento.

 �Por qu�Porque en cada uno de nosotros podemos observar rigidez mental, emociones reprimidas y prejuicios sobre nuestro cuerpo, elementos que determinan una fragmentaci�nterna y que involucran un hacer-sentir-pensar a menudo contradictorio. Ahora sabemos que estas contradicciones evidencian la falta de integraci�e los contenidos mentales que acumulamos con las experiencias de nuestras vidas. A partir de todas estas consideraciones hemos estructurado la presente metodolog� integrando la m� a otras disciplinas complementarias. Intentamos proponer un recurso utilizable para un crecimiento m�armonioso de nuestra personalidad, a fin de mantener o restablecer nuestro equilibrio interior.


SEGUNDA PARTE


Mario Corradini

 �Hablamos de Musicoterapia?
La Musicoterapia se presenta de distintos  modos seg� intenci� de quien la propone y, obviamente, resulta dif�l concluir en una sola definici�e la misma. Algunos m�dos usan instrumentos, la voz o las grabaciones; otros se acercan a la danza, al teatro o a la meditaci�Esta disparidad se debe, en alg�do, a la plasticidad del fen�o musical, capaz de combinarse o de presentarse en mil modos diversos. Pero tambi�existen propuestas en las cuales es muy dif�l distinguir d� termina lo real y comienza la fantas�de sus impulsores. Es por ello que actualmente nos vemos invadidos por una cantidad incre�e de propuestas que se autotitulan Musicoterapia. Este proceso, que responde m�a la oferta y la demanda de la industria que a la funcionalidad de las t�icas, se parece a los productos de supermercado. Por ello circulan informaciones del tipo: la murallas de Jeric� derrumbaron ante el sonido de las trompetas, las vacas dan m�leche si escuchan m�, las plantas crecen mejor si se les hace escuchar m� cl�ca, los tenores rompen las copas de cristal con su voz y cosas por el estilo.

�Qu�iferencias hay entre Biom� y Musicoterapia?
La musicoterapia es, basicamente, el uso del sonido con objetivos terap�icos. Pero con la Biomusica -que llamamos Musicoterapia Evolutiva- nos proponemos explorar un campo distinto del tradicional. Creemos que la Musicoterapia es una forma de ayuda muy v�da, pero sabemos que, en ciertos casos, es m�eficaz si es complementada con otras t�icas. En Biom� se intenta confluir con aquellos m�dos que puedan servir mejor a los objetivos que nos proponemos, ya que una verdadera Musicoterapia debe actuar como act� m�: envolviendo totalmente a la persona. Sabemos tambi�que, si bien dentro de ciertos l�tes, la integraci�rmoniosa de nuestra interioridad es posible. El objetivo de nuestros ejercicios es ayudar a este fin, equilibrando y manteniendo el buen funcionamiento de toda la estructura psicof�ca.

�Qu�jercicios se realizan?
Los ejercicios y experiencias que desarrollamos son parte de una antigua gimnasia que se transmite bajo distintas formas, adapt�ose al lugar y a las modalidades propias de cada pueblo. Dicha gimnasia ayuda a adquirir elasticidad y tono muscular, al tiempo que influye positivamente sobre el campo energ�co de la persona y refuerza su sistema inmunitario.

�En qu�e basan?
En Biom� nos basamos en conceptos, ejercicios experiencias directas y concretas, present�olos bajo un modo eminentemente pr�ico, como si cada uno de ellos fuera una herramienta que podemos usar seg� nuestras necesidades. Creemos que su origen es antiqu�mo y algunos vestigios de dicha gimnasia se observan a� diversas disciplinas que actualmente contin�u propio camino. Podemos encontrar rastros en lo que hoy conocemos como Yoga, Bioenerg�ca, Danzaterapia, Expresi�orporal, Tai chi, Gimnasia psicof�ca, Stretching y tantos otros m�dos y sistemas. Por ello, gran parte de las siguientes p�nas no ser�de gran novedad para los buscadores en este terreno. Sin embargo, nos proponemos contribuir a su divulgaci�ajo un aspecto no demasiado conocido en la actualidad: el concerniente a su relaci� con la m�, m�precisamente en lo que hace al tri�ulo Cuerpo - Energ�- Sonido.

�Sonidos de instrumentos o de la voz?
Est�uficientemente demostrado que las vibraciones sonoras que producimos o recibimos pueden hacer sentir su efecto sobre nuestro organismo. El cuerpo humano es un receptor de dichas vibraciones y se encargan de transmitirlas a los �nos y v�eras correspondientes. En Biom� nos servimos de ciertas palabras o conjunto de sonidos vocales que ayudan a limpiar y tonificar nuestro sistema bioenerg�co. Estas "magias" eran conocidas por algunos pueblos antiguos y fueron  el origen de oraciones y plegarias que a�y contin�tiliz�ose, si bien su verdadero objetivo y significado se haya perdido o transformado con el tiempo.

 
�D� se usan estas t�icas?
Las hemos usado en comunidades terap�icas y en grupos de personas de todas las edades, a�n sintomatolog�declarada, o sea lo que hoy se llama "personas normales". A tal fin utilizamos todo el material que nos pueda servir: integramos la m� a los juegos, al canto, a la libre expresi�a la creatividad, a ejercicios de respiraci�a las narraciones y a la fantas�guiada.

TERCERA PARTE

Usted habl� sonidos vocales.
As�s.  Nuestra voz posee una gran fuerza sanadora. Act�bre todas y cada una de las c�las del cuerpo y, de alg�do, nos modela y representa. La voz de una persona es su tarjeta de presentaci� en ella est�scrita su historia privada, sus emociones y su modo de ser. Nuestra voz es un libro abierto para un observador experimentado, porque es din�ca y delata el estado de �mo y de salud en el que nos encontramos: la voz y el cuerpo est�unidos indisolublemente. M�all�e estas generalidades, nos interesa uno de sus atributos b�cos: nuestra voz posee una gran fuerza sanadora, ya que puede influenciar con sus vibraciones cada una de las c�las del cuerpo y podemos usarla terap�icamente. Adem� hay sonidos de la voz que resuenan con m�facilidad en determinadas partes del cuerpo. Esto se debe no solamente a la frecuencia con que se los emita, sino tambi� a una cierta predisposici�e estos sonidos para resonar en esos precisos lugares. Al pronunciar nuestro nombre, por ejemplo, ponemos en movimiento una gran cantidad de factores subjetivos fuertemente vinculados a nuestra emotividad.   El propio nombre lleva en s�na gran cantidad de connotaciones ligadas a personas, objetos, lugares y situaciones. Decir nuestro nombre, repetirlo, cantarlo, hacerlo salir de nosotros mismos, puede ayudar a descargarnos de emocionalidad negativa.

�Puede dar ejemplos?
Cantando el sonido m�grave que podamos entonar y palpando las zonas de cuerpo donde este tono resuena, podemos sentir sus vibraciones en el pecho y parte del vientre, la espalda y la zona de las costillas. Si probamos con un sonido medio, ni grave ni agudo, vibrar�l cuello, las clav�las, la mand�la inferior y parte de la nuca. Este segundo sonido se colocar�n poco m�arriba respecto al primero. Por �o, si cantamos un sonido agudo, al volumen m�alto que podamos, observaremos que vibran los huesos de la cabeza, la nariz, la frente y el paladar, o sea zonas m�altas a�e las anteriores. Esto se debe al hecho de que cada frecuencia resuena en un lugar particular del organismo: mientras m�agudo es el sonido producido o recibido, m�hacia lo alto vibrar�n nuestro cuerpo.

Si prestamos atenci� los instrumentos musicales, sentiremos que los que producen sonidos graves son percibidos prioritariamente por el vientre y el t�. Los de sonido medio se ubican un poco m�arriba que los anteriores y los de sonido agudo van directamente a la zona de la cabeza.

Es decir que cada zona corporal posee un sonido con la cual resuena.
El cuerpo es un aglomerado de energ�y la m�, energ� m�sutil, pueden entrar en relaci�Si golpeamos suevemente, pero durante un buen rato, nuestro brazo, veremos que aparece una tenue mancha rosa que se har��oscura si continuamos a golpear. El sonido act�l mismo modo: hace afluir la sangre all�onde golpea. La s�ba RIN, por ejemplo, hace fluir la sangre a la zona de la nariz; si la pronunciamos en un tono agudo, sentiremos que sus vibraciones cosquillean justo en esta zona cuando entra en resonancia.

Existen sonidos como M y N que resuenan en los huesos de la cabeza. M propaga sus vibraciones hacia el centro del cr�o, haciendo resonar la gl�ula pineal y la hip�is. Cuando una gl�ula vibra es estimulada en su actividad: cantar un sonido, correctamente dirigido, influye sobre las funciones glandulares.

Esto ya era conocido ya en tiempos remotos o es un descubrimiento reciente.
Claramente que los antiguos tal vez no hablaban de funciones glandulares, pero sab� muy bien que el sonido pose�propiedades particulares y lo utilizaban. Sus pr�icas fueron  el origen de oraciones y plegarias que a�y contin�tiliz�ose, si bien su verdadero objetivo y significado se haya perdido o transformado con el tiempo.

�Se refiere a los mantras?
Los mantras son palabras o frases  que se entonan como sonidos repetitivos y tienen una parte de su fundamento en esta propiedad del sonido. Adem� muchas veces un mantra se basa solamente en su especial vibraci�no posee un significado, ya que atribu�elo distrae la atenci� ya no es sonido puro.

�Entonces en Biom� se usan mantras?
No exactamente. La emisi�e vocales ocupa un lugar muy importante en Biom�. Son el centro de nuestro sistema. Pensemos en la letra A, mejor dicho en el sonido A, por ejemplo, acompa�uchas expresiones vocales de las personas, m�all�el idioma que hable: la risa, el llanto, la satisfacci� el dolor, la alegr� la sorpresa, el desencanto y  toda una larga lista de sentimientos. Incluso los primeros momentos despu� de nacer y el �o suspiro antes de la muerte, son expresados con este sonido particular. A se pronuncia en todas los idiomas, no solo por la conformaci�el aparato fonador, sino tambi�porque este sonido encierra vibraciones primordiales del ser humano.

�Y el resto de las vocales?
Otro ejemplo lo tenemos con el sonido I , que hace fluir la sangre a la zona de la nariz. Si lo pronunciamos en un tono agudo, sentiremos que sus vibraciones cosquillean justo en esta zona cuando entra en resonancia.Las vocales restantes se ubican aproximadamente del siguiente modo: E en la garganta, cuerdas vocales, laringe, tiroides. O  en el centro del t�, diafragma, coraz�U en las v�eras abdominales. Es interesante marcar el hecho que las vocales resuenan predominantemente en las zonas nombradas, m�all� de su entonaci�

�C�act� sonido, entonces?
El sonido de las palabras act�r su frecuencia y por la carga emotiva de su significado. Las dos, frecuencia y carga, provocan reacciones fisiol�as y mentales. Esto quiere decir que una palabra posee un poder propio dado por su sonido particular y por la imagen que evoca. Como ejemplo pensemos en nuestro propio nombre y en todas las connotaciones que posee. Pronunci�slo repetidamente, ya sea en voz alta o con el pensamiento, y observemos las im�nes que vienen a nuestra mente. Veremos c�estas im�nes nos inducir�a determinados estados de �mo de acuerdo a nuestra historia personal. Al pronunciar nuestro nombre ponemos en movimiento una gran cantidad de factores subjetivos fuertemente vinculados a nuestra emotividad. El propio nombre lleva en s�na gran cantidad de connotaciones ligadas a personas, objetos, lugares y situaciones. Decir nuestro nombre, repetirlo, cantarlo, hacerlo salir de nosotros mismos, puede ayudar a descargarnos de emocionalidad negativa.

CUARTA PARTE

�Qu�jercicios se usan en Biom�?
Nuestros ejercicios y experiencias se pueden usar para adquirir elasticidad y tono muscular, al tiempo que reducen el cansancio y refuerzan el sistema inmunitario. Sin embargo en Biom� los utilizamos, en primer lugar, para influir positivamente sobre el campo bioenerg�co. Se trata entonces de limpiar los canales por donde circula la energ� corporal, acumular dicha energ�en un punto del cuerpo, dirigir la energ�acumulada hacia una parte del organismo, y equilibrar los excesos o deficiencias de energia en todo el sistema bioenerg�co.

�D� se aplican?
En lineas generales las intervenciones de Biom� pueden darse en centros asistenciales, institutos y comunidades de distinto tipo, escuelas y colegios, y actividades privadas; tambi�puede aplicarse como una gimnasia preventiva y en el campo del desarrollo personal.

�Ustedes realizan cursos de formaci�/strong>
Si, se dirigen a docentes, animadores y operadores sociales, m�s, estudiantes, profesionales, y p�o en general.

�Para participar de nuestros cursos es necesario conocer m�?
No, no es necesario.

�Cu�es el trabajo de un Operador en Biom� ?
El objetivo principal de una intervenci� trav�de la Biom� es contribuir a cambiar una realidad psiquica - emocional no deseada en otra realidad de caracter�icas positivas para la vida del individuo, tales de permitirle un mejor contacto consigo y los dem�


Agradecemos este aporte que nos envió Mario Corradini, músico, poeta y Director de la “Scuola di Biom� e Musicoterapia Evolutiva” en Italia, con sedes en distintas ciudades y auspicio de comunas y entidades italianas. Para más información visitar su sitio web: www.biomusica.com


Enlaces Recomendados

El Sagrado Bebedor - Mario Corradini
Sufismo: La Música de la Vida



Subir

© Personarte.com est�sociado a una Licencia Creative Commons con algunos derechos reservados.