Home Acerca de Personarte Donaciones Mapa del Sitio Enlaces Recomendados Libro de Visitas Contacto
PersonArte Crearte
Crearte      

Arterapia
La Vocación del puro Infinito

Collages y comentarios por Miguel Cintas

Arterapia es una corriente de exploración de la interioridad personal que abre un camino fascinante hacia una mayor conciencia de nuestro lugar y nuestro proceso vital en el mundo. Sin duda la Arterapia, acogiendo disciplinas artísticas bajo la mirada del despertar de la Conciencia, es un camino todavía nuevo, abierto a una gran expansión.

Desde que los diversos precursores del análisis de la mente como Freud, Jung o Adler, y más tarde lo de lo transpersonal como Groff o Wilber hicieron su aparición, el mundo de lo interno no ha dejado de evolucionar. El arte, de igual forma, abrió sus puertas a un gran cambio: Van Gogh, Gauguin y más tarde con el surrealismo y el abstracto. Tampoco la expresión artística ha dejado de evolucionar. Son dos caminos, dos realidades que acaban por confluir en el tiempo.

He trabajado profusamente con el Collage como punto de partida y he llegado a constatar que el arte plástico puede acoger una especie de “revelación” del inconsciente. El Arte despierta la intuición, la capacidad de reflexionar, de enlazar mundos incomunicados y, sobre todo, posibilita que un fragmento del mundo interior emerja y se comunique con el exterior.

Trabajar enfocando la atención al mundo interior, dando importancia al Inconsciente, en una perspectiva de futuro, hace que la espiritualidad tenga un lugar propio en el mundo. El lugar que el mundo interior ofrece a la realidad es el de manifestarse como el Centro de la existencia.

La Arterapia trata de explicar, y ayudar en el cambio que se está operando en la interioridad de las personas, y construir una relacion nueva con la realidad, donde el inconsciente quiere hacerse cuerpo en el mundo

El hombre sale del espacio de sus sombras y emerge en el Sí Mismo.
El sombrero remarca su identidad masculina.
El entorno onírico representa las posibilidades potenciales, todavía indefinidas, de su Ser.
El circulo oscuro representa el espacio de una reflexión íntima en la que debe orientar su desarrollo, o sea, el proceso de individuación.

*

El Ser exterior y el Ser interior.
División inicial: una fase del proceso de individuación.

La derecha representa el ser exterior, el espacio de relación externa. En ella aparece un maniquí, simbolizando la pérdida de la mismidad en el entorno. Debajo se encuentra una mujer troceada que alarga su mano hacia un cuadrado negro: simboliza una toma de conciencia y la necesidad de un retorno hacia el Si Mismo.

La izquierda representa el ser interior, próximo al Si Mismo: el espacio de relación interna. En ella hay una mujer vestida de negro que representa la concentración íntima. Su actitud es de repliegue sobre si misma, alejada subjetivamente del entorno. Con ello preserva su unidad última y esencial, y la posibilidad de pensar y actuar desde sí misma, antes de la necesaria relación con el mundo.

El conjunto nos lleva, además, a una reflexión sobre las fronteras de nuestro ser y los orígenes de nuestra identidad.

*

La separación en una fase del proceso de individuación. El Amor y el Conocimiento prefiguran la unidad futura. La totalidad se adivina tras la existencia cotidiana. La escena lleva al hombre de todos los días hacia el no tiempo, el tiempo de lo eterno... Entre sus anhelos está la compresión de lo sagrado y el encuentro de la mujer, representados ambos en la “distancia”, a la derecha de la imagen. Ambos se ven unidos y encontrados en la esfera roja. Así, las manos representan a las dos partes individualizadas y, al mismo tiempo, realizadas como ideal del otro: el hombre y la mujer. La esfera roja representa lo sagrado que les une y les da sentido en el Amor y el Conocimiento. La fuerza simbólica de la composición refuerza el sentido de lo eterno como realidad absoluta, más allá de los tiempos individuales. Ese “traslado” hacia los grandes tiempos, los tiempos absolutos, marca una fase importante del proceso de individuación. Es el despojamiento crítico y la limpieza de ciertas ideas y estructuras personales adquiridas del entorno pero que no tienen sentido en la estructura propia del proceso de individuación. Es un cambio de mente: de una mente cotidiana y cultural o social, a una mente absoluta.

*

La propagación del Sí Mismo, el Ser, más allá de la soledad.
El mar es la inconsciencia colectiva, no diferenciada, entre la que se debate la personalidad consciente. La aguda sensación de soledad y aislamiento desemboca en una consciencia interna, del Sí Mismo, que se comunica en la aparente opacidad de la existencia.
La mano sobre la tabla de madera indica las profundas tensiones existenciales del proceso de individuación. Más allá existe una progresiva profundización en el propio Ser, conducida por la reflexión y la creación individual.


Conozca el Collage de Lydia

Agradecemos este aporte de Miguel Cintas (nacido en España en 1959): Arterapeuta, escritor y analista. Las obras y comentarios expuestos en esta página son parte de su libro “El Alma del Terapeuta". Todos los derechos reservados.

Subir

© Personarte.com est�sociado a una Licencia Creative Commons con algunos derechos reservados.